Nieve y vehículo, malos compañeros…

Nieve y vehículo, malos compañeros…

Conducir sin miedo ante:

  • Lluvia
  • Viento
  • Nieve
  • Hielo…

Este invierno tan atípico, los desplazamientos no están siendo tan habituales y numerosos como otros años debido a las restricciones de circulación por la Covid-19. Sin embargo, nos seguiremos encontrando con los mismos peligros que acechan cada invierno: lluvia, nieve o hielo, niebla y viento.

Y para afrontar con garantía cada uno de ellos hemos elaborado este informe que ayuda a entender mejor el invierno al volante y también a conducir sin miedo, algo casi tan importante como todo lo que aquí contamos. Hay tres recomendaciones que se repiten con cada inclemencia climatológica: reducir la velocidad, evitar una conducción brusca y mantener una adecuada distancia de seguridad con el vehículo que nos precede.

Cumpliéndolas, el usuario va a conducir mucho más relajado y seguro. Además, conduzca concentrado, sin despistes y siga nuestras recomendaciones.

Primer paso, mantenimiento en taller

Batería

Comprobar que la batería está en buen estado y si no lo está, sustituirla.

Escobillas

Cerciorarse de que las escobillas del limpiaparabrisas realizan bien su trabajo.

Anticongelante

Si el coche es muy antiguo, utilizar anticongelante nuevo en el radiador.

Neumáticos

Ante la llegada del invierno es recomendable sustituir los neumáticos más desgastados. Y si no es necesario hacerlo, comprobar la presión.

Faros

También es recomendable comprobar los faros y su reglaje.

Hojas de los árboles

La acumulación de las hojas del otoño entre el parabrisas y el capó a veces obstaculiza el sistema de climatización, comprobar su estado.

Puesta a punto

Una buena puesta a punto mecánica de cara al frío y a las inclemencias del tiempo nunca bien mal.

Frenos

Que el mecánico compruebe el estado de los frenos y el nivel del líquido es primordial porque en invierno se suelen alargar más las frenadas.

Aire acondicionado

Ojo si el aire acondicionado no funciona en su coche ya que es una de las armas más eficaces para desempañar los cristales. Arréglelo sin falta.

Neumáticos de invierno

Si circula muchos días por zonas montañosas, considere adquirir unos neumáticos de invierno. Su mecánico le informará sobre la mejor opción.

Qué llevar en el maletero

Además de llevar el coche al taller para la revisión, también es aconsejable llevar en el maletero una serie de elementos.

Estos son los más importantes: cadenas si es que no lleva montados neumáticos de invierno; guantes, que le servirán tanto si tiene que montar las cadenas como si tiene que retirar nieve de la luna; el cargador de móvil o salir con el teléfono móvil cargado al máximo.

Y algo de abrigo, comida y bebida, por si hay una detención prolongada por causas climatológicas.

El asfalto deslizante

  • El asfalto mojado mezclado con las hojas que caen de los árboles se convierte en un peligro para la conducción

Con suavidad

Conducir con suavidad, sin brusquedades, giros o frenazos inesperados.

Menor velocidad

Reducir la velocidad si el asfalto está deslizante o hay probabilidad de acumulaciones de agua en la calzada.

Más distancia

Incrementar la distancia de seguridad respecto al vehículo que nos precede.

Sin vaho

Mantener constantemente las lunas del coche desempañadas mezclando el aire acondicionado con la calefacción.

Acuaplanin

Si se produce el tan temido acuaplanin porque el neumático, debido a la velocidad, a la inadecuada presión o a la falta de dibujo, no desaloja el agua como debería, no frene, sujete el volante con decisión sin moverlo y una vez recupere el agarre corrija la trayectoria.

Luces

Use el alumbrado de cruce para facilitar ser visto por los demás usuarios.

Adelantamientos

En adelantamientos, aumente la velocidad del limpiaparabrisas, ya que momentáneamente dejará de tener visibilidad por el agua salpicada del vehículo adelantado.

Las antiniebla

No conecte las luces de niebla, incluido el piloto trasero, a no ser que se reduzca mucho la visibilidad. Y si lo hace recuerde apagarlas cuando se recupere la visibilidad.

Ojo a los zapatos mojados

Vigile, al entrar en el coche, que no lleve los zapatos mojados porque estos pueden resbalar en los pedales provocándole un buen susto.

Neumáticos de invierno

Tenga en cuenta que si lleva un turismo o un todo terreno con neumáticos M+S o de Invierno, la frenada se alarga considerablemente en seco y también en mojado en verano o si la temperatura ambiente supera los 7 grados centígrados.

La nieve y el peligro de las placas de hielo

No conducir

Conducir con nieve o hielo es peligroso y aumentan considerablemente las probabilidades de tener un accidente. Considere retrasar el viaje.

Con suavidad

Si no le queda más remedio que moverse con el coche con nieve sobre el asfalto, suavidad en todo momento, ya sea al maniobrar, al frenar, o al cambiar de carril para adelantar o al acelerar.

Aún más distancia

Aumente aún más que con lluvia la distancia de seguridad respecto al coche de delante. Esto le permitirá tener más metros para detenerse ante una frenada brusca.

Ojo a la temperatura

Esté pendiente del termómetro exterior, ya que si de repente comienza a bajar la temperatura, helará y aparecerán placas de hielo muy peligrosas.

Hielo

Las placas de hielo suelen encontrarse en zonas umbrías orientadas al norte, puentes y zonas cercanas a los ríos. Extreme la precaución en estos lugares.

Sin acelerar

Si pisa una placa de hielo y pierde el control, levante el pie del acelerador, no frene hasta que las ruedas recuperen la adherencia, no rectifique la dirección, y al salir de la placa procure que las ruedas estén rectas y luego corrija la trayectoria.

Atención a la carga

Si sube a la sierra a esquiar, transporte con cuidado y seguridad todo el material pesado y duro de esquí que lleve en el interior. De lo contrario, podría convertirse en un peligroso proyectil en caso de accidente.

Cadenas

Lleve bien aprendida la lección sobre cómo se montan las cadenas, necesarias si el coche no va equipado con neumáticos de invierno. El mal tiempo complicará las cosas cuando tengamos que hacerlo.

Sin frenazos

Aunque casi todos los coches llevan ya antibloqueo de frenos ABS y control de estabilidad ESP, dos de los mejores salvavidas de un coche, conviene conducir con suavidad. Sobre todo a la hora de actuar sobre los frenos, hágalo con progresividad y sin pisar a fondo.

Nunca agua caliente

Si encuentra su coche tapado por la nieve y el hielo y tiene que moverlo, nunca eche agua caliente sobre los cristales para acelerar la desaparición del hielo: el cambio brusco de la temperatura puede romper el cristal.

Cuando la niebla no nos deja ver la vía

  • En caso de que nos sorprende la niebla, llevar unas luces en perfecto estado resulta fundamental

Visibilidad

Adapte la velocidad a la visibilidad y encienda las luces antiniebla, nunca active las largas.

Distancia de seguridad

Amplíe la distancia de seguridad respecto al coche que nos precede para evitar un choque en cadena ante un posible frenazo.

Más deslizante

Con niebla se incrementa la humedad y el asfalto se vuelve muy deslizante.

Marcas

Con niebla muy espesa, guíese por las marcas longitudinales y laterales del asfalto.

No parar

Nunca se detenga, y menos en el arcén, ni realice una frenada brusca. Si pincha, intente llegar a baja velocidad hasta un área de descanso o desvío.

Protéjase

Si el coche se avería y no puede llegar a una zona segura, deténgase en el arcén, colóquese el chaleco reflectante, ponga los triángulos de aviso y salte al otro lado de las vallas de protección hasta que llegue ayuda.

Neumáticos runflat

Los neumáticos runflat pueden seguir rodando una vez pinchados ya que tienen los flancos reforzados. Y si se desplaza habitualmente en zona de nieblas son muy recomendables.

Quitar las luces

Una vez superado el banco de niebla, no olvide desconectar las luces antiniebla para no molestar a los otros usuarios de la vía.

Niebla espesa

Si la niebla le supera y se ve incapaz de seguir conduciendo, salga de la carretera en el siguiente desvío o área de servicio y espere a que mejore la situación.

Limpiaparabrisas

Si circula habitualmente por zonas con niebla, compruebe que las gomas de los limpiaparabrisas se encuentren en buen estado. Es esencial para la visibilidad.

Con el viento, agarre fuerte el volante

  • Cuando llevamos un remolque, debemos tener un mayor cuidado con el viento

Agarrar el volante

Es el enemigo más traicionero. Agarre fuerte el volante con las dos manos y no se despiste ni un momento.

Más despacio

Reduzca la velocidad para evitar que un golpe de viento le empuje fuera de la vía.

Sin movimientos bruscos

Los movimientos bruscos con viento fuerte racheado pueden actuar sobre el coche y desplazarlo contra el vehículo de al lado.

Dirección del viento

Fíjese en la vegetación, banderas o mangas de viento que indican la dirección y su intensidad.

Más consumo

Tenga en cuenta que si realiza un viaje de más de 200 kilómetros con el viento en contra, el consumo va a aumentar considerablemente.

Efecto pantalla

Al salir de un túnel, al adelantar a un camión o al superar un edificio alto, mantenga una suave presión en el volante contra la dirección del viento para evitar el efecto pantalla.

En la baca

Si el maletero se le queda pequeño, compre un baúl cerrado para la baca, ya que es mucho más aerodinámico.

Bicicletas y material de esquí

Si lleva bicicletas o material de esquí, cerciórese de que van firmemente sujetos, para evitar que salgan despedidos debido al viento.

ADAS

Si su coche equipa los sistemas de Aviso de Salida de carril y de Ayuda al Mantenimiento de carril, actívelos.

Velocidad

Con fuerte viento a favor esté muy pendiente de la velocidad para no exceder los límites.

Fuente: D.G.T.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Abrir chat
1
Hola
¿ En qué podemos ayudarte ?