Efecto elefante… el peligro viaja detrás

Efecto elefante… el peligro viaja detrás

Por efecto de la inercia, cualquier objeto que viaje suelto en un automóvil continúa su marcha hacia delante y multiplica, por efecto de la velocidad, la fuerza con la que golpearía a cualquier ocupante hasta por cuarenta veces su peso a tan solo 50 km/h.

Así, un niño de tres años cuyo SRI estuviera mal anclado y viajara en el asiento trasero, en caso de accidente, golpearía al ocupante o conductor de los asientos delanteros con la misma fuerza que si se hubiera convertido en:

  • Una jirafa (a 50 km/h)
  • Un elefante (90 km/h)

¿QUÉ ES Y COMO EVITAR EL EFECTO ELEFANTE?

Cuando un pasajero que viaja en el asiento trasero no se abrocha el cinturón de seguridad y se produce un frenazo, este golpea a quien marcha en el asiento delantero con una fuerza que equivale, en función de su peso y velocidad del vehículo, al peso de un paquidermo.

A esto se le llama el efecto elefante, tomando la frase de una antigua campaña publicitaria francesa que rezaba “no viaje con un elefante en el asiento trasero”.

EL EFECTO DEL EFECTO:

El riesgo que implica que los pasajeros no se abrochen el cinturón de seguridad no es solo que se lesionen ellos mismos en caso de accidente, sino que golpearán los asientos delanteros con la fuerza de su peso, multiplicada por la velocidad a la que circulen ya que no son retenidos por el cinturón de seguridad.

Y a una velocidad tan baja como 60 km/h, un pasajero que pese 75 kilos golpearía el asiento delantero con una fuerza equivalente al peso de un elefante de 4,2 toneladas.

CÓMO EVITARLO: Hay que asegurarse, antes de arrancar, de que todos los ocupantes se abrochen correctamente el cinturón de seguridad.

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Abrir chat
1
Hola
¿ En qué podemos ayudarte ?